Wittner Isny: la almohadilla que se adapta a tí

FOTO

La almohadilla Wittner Isny puede ser la solución que muchos violinistas y violistas estabais esperando.

Muchos de vosotros habréis experimentado con diferentes marcas, probando alturas, inclinaciones, materiales y no os habréis sentido nunca satisfechos del todo.

Pues bien, esta almohadilla es la primera que sale al mercado ofreciendo unas posibilidades de ajuste universales. Con ella, cualquier intérprete, sea cual sea su fisionomía, puede adaptarla a su cuerpo buscando la mayor comodidad a la hora de tocar con su instrumento.

La altura, inclinación y forma de sujeción se pueden ajustar al gusto particular de cada uno, y aparte, destaca por su peso ultraligero y por estar realizada con materiales antialérgicos, los mismos que utilizan las barbadas Wittner.

Aparte de su carácter ajustable y su diseño innovador, la principal característica de esta almohadilla reside en que, al no apoyarse en los rebordes del instrumento, como hacen la mayoría del resto de almohadillas, el contacto con el cuerpo del instrumento es mínimo, por lo cual no se pierde en sonoridad.

La sujección que ofrece es muy segura y va en el centro del instrumento, de tal forma que no existe riesgo de que la almohadilla se pueda mover o desprender.

Muchos os preguntaréis qué ocurre a la hora de guardar el instrumento en el estuche: obviamente, el brazo de la almohadilla es desmontable y tiene un cuidado sistema de seguridad, por lo que con un solo click habréis desmontado la almohadilla y la habréis guardado dentro del estuche ocupando un lugar mínimo.

La almohadilla Wittner Isny está disponible para violín y viola en dos modalidades: para aquellos que tienen instalada una barbada tradicional, con un anclaje normal, la almohadilla se instala fácilmente desmontando la barbada y extrayendo la parte inferior del anclaje para sustituirlo por dos pequeñas tuercas que luego van a la base de la almohadilla (tenéis las instrucciones en español más abajo para descargar con dibujos ilustrativos). La otra modalidad de almohadilla es la que se adapta a aquellos instrumentos que ya tienen montada una barbada Wittner. En este caso, hay que proceder de la misma forma, uniendo ambos anclajes.

En resumen, una almohadilla que se adapta al gusto de cada intérprete, ligera, fácil de instalar y que respeta el rendimiento acústico del instrumento. ¿Qué más se puede pedir?.

Documentación: INSTRUCCIONES DE MONTAJE EN ESPAÑOL